CONSEJOS PARA EL CAMINO EXTERIOR

  • Es mejor empaquetar de menos que de más, si necesitas algún artículo lo puedes comprar a lo largo del camino.
  • Compra los mapas tal como los vayas necesitando, es más ligero que llevarlos encima de antemano.
  • Bebe al menos dos litros de agua al día para que no se anquilosen los músculos.
  • Lleva contigo medio litro de agua, no más de un litro. Recuerda que todo es peso extra. Compra agua por el camino o pide a la gente que te llene la botella. Con la excepción de Albania y Turquía, nosotros bebíamos agua directamente de las fuentes. No tuvimos ningún problema pero te recomendamos que bebas mejor agua mineral embotellada e incluso lleves pastillas u otros tratamientos para purificar el agua.
  • Lleva chocolate, fruta deshidratada y semillas o frutos secos como aperitivo. Preserva la comida del calor y en bolsas de plástico. No cargues demasiada comida. Cómprala y cómela cuando llegues. Incluso la aldea más pequeña dispondrá normalmente de una tienda de alimentos, como mínimo con pan y queso.
  • Un buen shampoo o gel de baño puede usarse tanto para el cuerpo como para la ropa. Lleva pequeñas cantidades, no más de 500ml. Guarda todos los líquidos en bolsas de plástico.
  • Planea parar de caminar antes de que caiga la noche, que en invierno es alrededor de las cinco de la tarde. A esa hora, debido a la oscuridad, la gente puede ser más reacia a ayudarte. En verano, intenta empezar a caminar lo antes posible, preferiblemente al amanecer, para evitar el calor.
  • Un bastón o cayado (en el Camino de Santiago le llaman "bordón") te ayudará a caminar en terrenos montañosos o inestables. Te aportará además un ritmo a seguir al caminar. Nosotros encontramos nuestros bastones en el campo a lo largo del camino, pero puedes comprarlo también antes de comenzar el camino.
  • Especialmente para Mony, las ampollas, las irritaciones de la piel y las infecciones eran un problema. Los artículos hechos de materiales ligeros y naturales ayudaban a aliviarlos, aunque no los eliminaban por completo. Estos artículos permitían que su piel respirara y disipaban el sudor en vez de mantenerlo pegado al cuerpo. Ella usaba camisas y camisetas de algodón, calcetines de lana y botas de piel. Alberto llevaba calcetines de algodón y prefería botas de Gore-Tex.
  • Iodo, aguja e hilo son un remedio estupendo para las ampollas. Pon el hilo en la aguja y mójalos en yodo. Mete la aguja mojada en yodo por un lado de la ampolla y sácala por el otro extremo, dejando el hilo dentro mojado en yodo con los extremos fuera. Esto permite que el líquido siga saliendo fuera de la ampolla mientras la mantiene desinfectada. Suena doloroso, pero solo es un poco incómodo. Una buena noche de descanso debería tenerte en pie al día siguiente. El hilo normalmente se desprenderá solo o tú mismo lo sacarás cuando la ampolla esté curada. Mony demuestra este procedimiento en el documental Las Peregrinas.
  • Polvos de Talco mantendrán tus pies secos y relativamente libres de ampollas. Hay muchos remedios para las ampollas incluidos untar tus pies con vaselina o Vicks VapoRub. Mony los ha probado todos, pero los polvos de talco, combinado con el uso de calcetines de lana, fue el mejor remedio para ella. Tendrás que probar cual es el que mejor funciona para ti.
  • Mony llevaba su pasaporte canadiense como identificación y Alberto llevaba su pasaporte español. Fue suficiente en todas las fronteras.
  • Cualquier visado que necesitamos obtener fue adquirido fácilmente en la frontera, con la excepción de la frontera Siria. Te recomendamos obtener tu visado sirio antes de dejar tu país.
  • Hasta el momento, una vez has obtenido un sello israelí en tu pasaporte, no puedes entrar en ningún país árabe. Las excepciones son Egipto y Jordania porque estos países tienen tratados de paz con Israel. Si planeas viajar posteriormente al Medio Oriente, te recomendamos pidas a las autoridades israelíes te sellen en un papel aparte que incluirás en tu pasaporte.
  • Mony solo llevaba una tarjeta Visa de Crédito y su tarjeta del banco de débito. La tarjeta de débito permitía el sistema "Plus", y con éste, podía sacar dinero en la mayoría de cajeros automáticos en cada país. Ten en cuenta que la mayoría de la gente (fuera de las cadenas internacionales) prefieren comerciar en efectivo y además, si usas una tarjeta de crédito, normalmente se te cargará una comisión extra. Caminando por Europa, la mayoría de los países aceptan Euro, por lo que es bueno tener siempre alguno a mano. Nunca llevamos más de 100 Euros en efectivo. En el Medio Oriente, el dólar americano suele ser mejor aceptado.
  • Si estás caminando por razones espirituales, tú eres un peregrino, y por tanto puedes pedir ayuda a iglesias, monasterios, mezquitas y centros espirituales. Nosotros descubrimos que los monasterios Franciscanos sirven especialmente de gran ayuda. Muchos ofrecen acomodaciones y, con el espíritu de hermandad franciscano, frecuentemente compartirán su comida. Cuando pidas ayuda a un sacerdote, ten en cuenta que no tienen obligación de ayudarte. Si deciden hacerlo, normalmente no te invitarán a su residencia privada. Si tienen acomodaciones normalmente será en una estancia de la iglesia o en algún edificio afiliado a ella. En invierno, normalmente no habrá calefacción ni agua caliente. Nosotros normalmente dormimos en el suelo, sobre mesas e incluso sobre sillas en fila formando un lecho.
  • Nosotros descubrimos que los países musulmanes son los más hospitalarios. Es parte de su tradición. En Siria especialmente, tuvimos invitaciones a diario para acomodarnos y comer en casa de la gente, y la mayoría de los restaurantes y bares no cobraron nuestras bebidas, y algunos siquiera nuestras comidas, solamente por ser huéspedes en su país.

    Top    

Copyright © 2007 Mony Dojeiji y Alberto Agraso González. All rights reserved.  -  Contacta con nosotros  -